INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT ©: El contenido de este blog está inscrito en un registro de autor. Por favor, absténgase de utilizarlo sin autorización. Gracias.

sábado, 4 de abril de 2009

MADROÑO CANARIO (Arbutus canariensis): "El manzano del Jardín de las Hespérides"

Con la llegada del otoño el Madroño Canario se viste de gala y ofrece sus llamativos frutos que, por lo intenso del colorido, bien podrían confundirse con las manzanas doradas del Jardín de Las Hespérides, de las que habla la mitología griega.

El Madroño Canario (Arbutus canariensis), especie singular y bella donde las haya, es un árbol endémico de las Islas Canarias que podemos encontrar en las zonas más secas y termófilas del monteverde, aunque requiere suelos fértiles y húmedos. Llega a alcanzar los 8 metros de altura y su corteza pardo-rojiza se desprende en placas con facilidad. Sus hojas son grandes, de 8-15 cm de longitud y 2-3 cm de anchura, ovado-lanceoladas.

Sus pequeñas flores son acampanadas y colgantes, de color verde pálido o blanco con tonos rosados; y sus frutos, que son unas bayas anaranjadas de 2 a 4 cm. de diámetro, parecen diminutas mandarinas y son comestibles. Estos frutos sirven como alimento a diversos animales del ecosistema canario, aunque en el pasado incluso lo fueron para familias canarias en tiempos de hambruna. Lo cierto es que su sabor es bueno pero comer muchos puede llegar a embriagar y provocar dolor de cabeza, ya que cuando están muy maduros contienen algo de alcohol.

Esta especie debió ser más común en el pasado de lo que lo es hoy en día. Así lo demuestran afirmaciones como las de Webb y Berthelot en 1828 refiriéndose a un bosque de madroños que existió en el Barranco de Badajoz:

"...están todos reunidos cerca del barranco de Badajoz, y forman uno de los bosques más agradables de Tenerife"

Aún así, es posible contemplar madroños en espacios naturales de El Hierro, La Palma, La Gomera, G. Canaria y especialmente en Tenerife dónde llega a ser muy común en las laderas de Güímar formando arboledas de madroños. Además, a lo largo de los límites inferiores de la Corona Forestal en el norte de Tenerife aparecen madroños de gran porte en zonas de Santa Úrsula, Icod, La Guancha, etc. Según algunas fuentes pudieron existir madroños también en Fuerteventura pero hoy en día han desaparecido por completo de dicha isla.

Es una especie que se puede reproducir por esquejes además de por semillas por lo que su repoblación no es difícil. La época idónea para recoger sus semillas es alrededor de octubre, cuando los frutos comienzan a caer al suelo. Las épocas óptimas para plantar las semillas son la primavera y el otoño.

Si te gusta el senderismo y quieres ver madroños te recomendamos la ruta "El Jardín de las Hespérides" en Güímar

3 comentarios :

Cali dijo...

Hola, he recibido un correo sobre una limpieza del monte de Acebiñal en La Esperanza donde están cortando también madroños que en realidad están protegidos. ¿Sabes algo de esto?.
Un saludo

eliarzola dijo...

Hola, creo que los madroños que se están cortando por La Esperanza son madroños híbridos, cruces de madroños canarios con madroños peninsulares. Pero hay que estar al loro porque después de tanta descatalogación de especies...

Tenerife Ecología dijo...

Hola Cali. Disculpa la tardanza pero el blog ha estado paralizado los últimos meses. Desconocía por completo que se estuviesen talando madroños en dicha limpieza. Supongo que, tal y como comenta eliarzola, se deba a que son madroños de la variedad peninsular (Arbutus unedo)o híbridos entre madroño canario y madroño peninsular. Siendo esto así, lo más prudente es cortarlos. De todas formas lo ideal sería pasarse por la zona e identificar, si es que aún se puede, el tipo de madroños que estan eliminando porque ¡Nunca se sabe! y menos en la isla de la incoherencia! Saludos y gracias por visitar el blog.

Entradas populares